Evolución

Lo destacable es que, aunque pudiera parecer que esta situación lleva siendo así desde hace mucho más tiempo, en realidad toda esta expansión de las multinacionales españolas ha tenido lugar en apenas una década y media. Hasta los años ochenta, España era un país que únicamente recibía inversiones extranjeras y disponía de una mínima apertura comercial, y de ahí pasó a convertirse a finales de los noventa en el sexto mayor inversor del mundo: en 1999, fue el país que más invirtió en América Latina y llegó a concentrar el 66% de sus inversiones en esta región.

El Estado español, que hasta finales de los años ochenta era básicamente receptor de inversiones extranjeras, llegó a convertirse en el mayor inversor en América Latina en los años 1999 y 2000. La IED española pasó de representar el 0,9% del PIB en 1996 a suponer el 9,6% en 2000. Así, España fue el sexto mayor inversor del mundo en 1999, año en el que precisamente concentró el 66% de sus inversiones extranjeras en América Latina, y el séptimo en 2000. Y en la actualidad es el octavo país del mundo en cuanto a las inversiones extranjeras.

JPEG - 77.7 KB