Portada del sitio > El patrimonio de los 200 más ricos de España crece en 31.400 millones

El patrimonio de los 200 más ricos de España crece en 31.400 millones

Fuente: El Mundo

Lunes 6 de febrero de 2017

La XI edición de Los 200 más ricos de España arroja una conclusión bastante nítida: para los ricos españoles la crisis quedó atrás. Muy atrás. En apenas dos años, su patrimonio conjunto ha crecido en 60.000 millones de euros -de ellos, más de la mitad en 2016-, hasta un total de 237.150 millones. La buena salud de sus bolsillos se une a otras señales de la economía, como la creciente inversión inmobiliaria, el buen paso del comercio minorista o las cifras de turistas, que invitan a creer que al menos una parte de la ciudadanía ha superado los años más negros.

Este año, el monográfico presenta una novedad técnica respecto a los 10 años anteriores, pues se muestra en forma de una lista única que mide patrimonios totales y que funde las dos listas tradicionales que separaban a los ricos de la Bolsa -que ya no tiene el peso específico de antaño en las carteras de los adinerados españoles- y a las fortunas no cotizadas.

Así, parte del aumento patrimonial conjunto de este año tiene relación con ese cambio, que permite examinar mejor y con más profundidad a los candidatos. Otra de las consecuencias es que las fortunas se presentan mucho más repartidas por las diferentes regiones y con patrimonios más abultados. Además, gracias a la nueva lista única han aflorado 40 ricos hasta ahora desconocidos, un número excepcional si se compara con ediciones anteriores.

Amancio Ortega: Zara y edificios

En el proceso de búsqueda y elaboración de la lista de ricos se analizan un total de 700 individuos y familias y se rastrean unas 8.000 empresas. Amancio Ortega es y será la primera fortuna del país. Ha pasado de los 15.700 millones de la primera edición (2006) a 67.650 millones -cuatro veces más-, que equivalen al 28% de lo que acumulan los demás ricos españoles.

A su participación en Inditex se añade este año la valoración de sus otras inversiones. Ortega lidera la primera cartera inmobiliaria de España y hay quien dice que del mundo. A sus casi 81 años, el gallego no tiene sucesor dentro de la familia. Sandra Ortega, tercera fortuna del ránking, no parece interesada en involucrarse en las cuitas de su padre. Y Marta Ortega, que trabaja en Zara Woman, tiene aún mucho por aprender para manejar un negocio de 23.000 millones anuales.

El ’Club de los 1.000 Millones’

Entre los primeros de la lista causa admiración el fuerte ascenso de la familia March (7), que se sitúa por primera vez entre los 10 primeros, y el afianzamiento entre los elegidos de los hermanos Riberas (5) y Sol Daurella (6).

En España conviven más milmillonarios que nunca: 48, ocho más que el año pasado. Al Club de los 1.000 Millones se ha unido, por ejemplo, la familia vasca Sendagorta (40), que ha protagonizado la operación del año, la venta de su 50% en la fábrica de motores ITP a Rolls Royce por 750 millones. También varios empresarios del sector hotelero, como las familias baleares Fluxá (43), Barceló (44) y Riu (48).

De Estrella Galicia a Pachá

Dos empresarios, el hotelero murciano Pablo Piñero (80) y el médico Víctor Madera (94), se han colado este año directamente entre los 100 primeros de la lista. Entre las fortunas que se dejan ver por primera vez aparecen apellidos vinculados a personajes de la política. Es el caso de la familia asturiana Alvargonzález (154), o los valencianos Michavila (147), primos del ex vicepresidente Rodrigo Rato y del ex ministro José María Michavila, respectivamente, ambos de la época de José María Aznar.

Otros ricos inéditos que salen a luz son el jurista y empresario Emilio Cuatrecasas (107); los hermanos Urgell (140), dueños del emporio nocturno Pachá, o los Ferrer (133), dueños de Freixenet, el primer productor vinícola peninsular. O la familia gallega Rivera (183), que produce Estrella Galicia, y se suma al escueto elenco de cerveceros -Mahou (13) y Carceller (20)- de la lista.

La familia de constructores catalanes Sumarroca (156) es otra de las entradas llamativas por su implicación en el judicializado caso Pujol.

Salen de la lista

Si el año pasado fue el del adiós de la familia Benjumea, tras la quiebra de Abengoa, este ha sido el de la caída de Esther Koplowitz, ex primera accionista de FCC. Tras 10 años encaramada en los primeros puestos de la lista, las deudas -unos 900 millones- de sus empresas superan el valor de mercado del 20% de la constructora que aún está a su nombre. En pocos años, Carlos Slim se ha hecho con el control total de la principal concesionaria de basuras de España, su cementera y su inmobiliaria.

Otro de los caídos de este año es el dúo Luis Delso y José Gomis, ex propietarios de Isolux. La constructora, una de las mayores del sector, ha pasado sin solución a manos de la banca acreedora.

El alto endeudamiento su holding también es el motivo de la salida de otra fortuna histórica, los valencianos Serratosa, que han visto reducido al mínimo el valor de sus participaciones en Bolsa. Otro de los desaparecidos es el saguntino Enrique Bañuelos, desafortunado en sus aventuras en Brasil y Australia, cuyos dominios se pierden entre empresas localizadas en medio mundo.

En pocos años Valencia ha visto cómo ha menguado el patrimonio de muchos de los ilustres apellidos de su empresariado que, como Boluda, Soler, Noguera, Ros Casares, Ger o Batalla, pasearon su palmito por la parte alta de la lista. Aun así, el número de valencianos en el ránking sigue al alza, con 13 representantes, uno más que en la pasada edición.

Tampoco aparecen este año dos empresarios murcianos al alza, el tiburón del ladrillo Trinitario Casanova, dueño de Baraka Investments, que este año adquirió el Edificio España de Madrid, y José Luis Mendoza, dueño de la Universidad Católica de Murcia. O los socios catalanes de Juan Abelló (19) en Imagina -Jaume Roures, Tatxo Benet y Gerard Romy- cuyo 35% puede convertirse en una fortuna si cierran la venta de la productora que tiene los derechos para España de la Liga, la Champions League y la Fórmula 1.

Bodegas y hoteles

Una de las revelaciones de la presente edición es que hasta 50 familias de la lista invierten en bodegas en las principales denominaciones españolas y en otros países, como Argentina, Chile y Estados Unidos. Es el caso de la familia Torres (148) y los González Gordon, dueños de González Byass (194), también inéditos.

Es notoria, además, la incorporación de nuevos empresarios hoteleros -Piñero, Espelt (175), Carrillo (192)- y el aumento del patrimonio de las 10 familias del sector turístico que ya la integraban. Mallorca es, desde hace años, la Meca de las empresas hoteleras, con nueve de las mayores instaladas allí. De las 200 fortunas, hasta 70 invierten en hoteles y resorts, incluidos desde el propio Amancio Ortega, que este año ha comprado dos hoteles, y su hija Sandra, hasta Julio Iglesias (51), el artista español por excelencia.

Cataluña gana a Madrid

Otro de los efectos de la lista única es que las fortunas ya no se concentran en torno a Cataluña y Madrid y se reparten más entre el resto de la geografía española. Como en los últimos dos años, crece la distancia entre Cataluña y Madrid en número de ricos (51 catalanes por 41 madrileños, seis menos), pero son los ricos madrileños quienes acumulan más patrimonio: 48.700 millones por 43.000.

Este año, el número de ricos del País Vasco se ha reducido de 29 a 18 fortunas. La razón es que buena parte de ellos son integrantes de la burguesía financiera vasca con buena parte de su patrimonio en Bolsa, la lista que ha sido eliminada. La única novedad vasca este año es Jaime Castellanos (189), histórico representante del rico barrio de Neguri, en Getxo (Vizcaya), y nexo español de la banca de inversión de Manhattan.

A costa de vascos y madrileños, hay más ricos de Baleares, Asturias, Murcia, Canarias y Cantabria. Y, por primera vez, dos extremeños, tras la entrada de Ricardo Leal (168), dueño de Cristian Lay.

Dos deportistas

Por primera vez, entre la élite económica del país se cuelan dos estrellas consagradas del deporte: Fernando Alonso (197) y Rafael Nadal (198). Su inclusión en los últimos lugares de la lista es testimonial, pues es casi imposible seguir el rastro de sus inversiones y sus empresas no reflejan con fidelidad el estado de su patrimonio.

Así lo atestigua Football Leaks, la reciente investigación periodística liderada en España por EL MUNDO, que el pasado otoño aportó luz a las sombras del deporte, donde buena parte del negocio se oculta en paraísos fiscales y testaferros interpuestos.

En el ránking no aparecen los hermanos Pau y Marc Gasol, a pesar de los contratos millonarios que han firmado en los últimos años. Sin duda, Marc Gasol, al que le quedan aún varios años en la NBA, podría incorporarse en próximas ediciones.

Fuera de España

Los deportistas no son los únicos que se valen de estructuras en el extranjero para pagar menos al fisco. Sólo Hacienda conoce (o intuye) la verdadera dimensión de las fortunas patrias. Al menos 40 grandes adinerados suman en torno a 100 sociedades en Holanda y Luxemburgo. De hecho, cinco de los diez primeros poseen estructuras empresariales en estos países.

No es ilegal situar el dinero que rentan las empresas españolas en matrices en Holanda y Luxemburgo. Tampoco es barato mantener dicha arquitectura empresarial en otro país de la UE. Su beneficio es puramente fiscal, pues en esos países, los beneficios de esas matrices tributan menos que en España.

Según la Agencia Tributaria, los españoles tenían en 2015 bienes valorados en 97.700 millones en otros países -la mayor parte en Suiza y Luxemburgo-, pero casos como el de los Papeles de Panamá, que Hacienda ha prometido investigar, o Los Papeles de la Castellana invitan a pensar que hay más dinero oculto que podría salir a la luz en los próximos años.

Ver en línea : El Mundo, 1 de febrero de 2017.


¿Quién eres?
Tu mensaje
  • Para crear párrafos, deje simplemente líneas vacías.


Twitter

Vimeo >>

agenda

Del 23 de octubre 00:00 al 29 de octubre 00:00

Semana de la comunicación alternativa

......

Miércoles 25 de octubre 18:30-21:00

Curso: «Desmontando el poder corporativo»

......

|