Portada del sitio > ¿Está muerto el TTIP? ¡La clave está en el tratado con Canadá!

Twitter

Vimeo >>

¿Está muerto el TTIP? ¡La clave está en el tratado con Canadá!

Tom Kucharz

Jueves 8 de septiembre de 2016

El Gobierno francés ha informado de que solicitará en la Cumbre informal de Ministros de Comercio de la Unión Europea en Bratislava (22-23 de septiembre) la interrupción –temporal– de las negociaciones con Estados Unidos del Tratado Transatlántico de Comercio e Inversión (TTIP). Antes, el vicecanciller alemán, ministro de Economía y líder del Partido Socialdemócrata (SPD), Sigmar Gabriel, dijo que las negociaciones del TTIP han “fracasado de facto”. Estas palabras han tenido un impacto mediático mundial.

En 2017 se celebran elecciones en Alemania y Francia, comicios que cobran mayor relevancia tras el Brexit y ante el auge de la extrema derecha. El equipo de campaña de François Hollande piensa en esta parada temporal del TTIP para recuperar la confianza perdida de los sindicatos tras la reforma laboral. No en vano, la racista Marine Le Pen del Frente Nacional lleva tiempo alzando hipócritamente la bandera en “defensa de la agricultura francesa” contra el TTIP.

Los representantes de Francia y Alemania son conscientes de que aprobar ahora el TTIP sería un suicidio electoral. Corroboran que nunca antes ha existido una oposición a la política comercial y de inversión de la UE como con este tratado. Más de 1.800 gobiernos municipales y regionales, pymes y figuras de la cultura integran un movimiento contra tratados como TTIP, CETA y TiSA con un impacto político cada vez mayor.

No es la primera vez que Francia se muestra crítica con las negociaciones del TTIP. Sin embargo, en junio, al igual que el resto de Estados de la UE, reiteró su apoyo al mandato que se dio en 2013 a la Comisión Europea para negociar el acuerdo. Un ejemplo más de la hipocresía del Gobierno galo.

La novedad es que el Gobierno francés pone fecha y lugar. Aunque no debemos fiarnos. La cumbre de Bratislava es una reunión informal, es probable que no se produzca votación y, sin que el Consejo Europeo adopte una decisión de retirar o modificar el mandato, el anuncio de Francia no tiene efectos vinculantes. Sólo si es capaz de sumar a otros países para tomar una decisión en el Consejo Europeo del 13 y 18 de octubre veríamos si el Gobierno francés va en serio o no.

Sigmar Gabriel, sin embargo, ya ha dado pasos atrás. Después de recibir duras críticas de representantes del poder económico y financiero como la Federación Alemana de Industrias, dijo que después de las elecciones en Estados Unidos, el TTIP podría “volver al orden del día”.
El peligro del CETA

Lo que une a Gabriel, a la socialdemocracia francesa y a la Comisión Europea es el elogio al Acuerdo Económico y Comercial Global (CETA, por sus siglas en inglés), el macroacuerdo negociado entre la UE y Canadá. El secretario de Estado francés de Comercio, Matthias Fekl, dijo el martes que “Francia apoya este acuerdo” y que el CETA “es un anti-TTIP”. En el flanco liberal, la ex vicepresidenta de la Comisión Europea Viviane Reding pidió que Luxemburgo ponga fin al TTIP y defienda al CETA como modelo. El director general de Comercio de la Comisión Europea aseguró recientemente que si el CETA no pasa, la política comercial de la UE estaría “cerca de la muerte”.

La socialdemocracia europea usa sus ataques al TTIP como una cortina de humo para tapar el creciente malestar con la aprobación del acuerdo con Canadá. Actas confidenciales de las reuniones del Comité de Política Comercial del Consejo Europeo confirman el apoyo decidido de los ejecutivos de Berlín y París al CETA, y que sólo Bélgica se mantiene, por el momento, en el ‘no’.

En Alemania, más de 125.000 personas han firmado una querella de las organizaciones Foodwatch, Campact y Mehr Demokratie ante el Tribunal Constitucional que hoy se presenta en Karlsruhe. Según los demandantes, el CETA contraviene la Constitución alemana en cuatro puntos. En Baviera se han recogido suficientes firmas para obligar a celebrar un referéndum sobre el acuerdo con Canadá, y esto está abriendo el debate sobre la posible no ratificación del acuerdo.

Con sus reproches a Estados Unidos, el vicecanciller alemán ha querido acallar las críticas entre las filas de su partido, que celebra un congreso el 19 de septiembre. De ese congreso tiene que salir la postura sobre el CETA. Una parte significante del SPD está en contra porque cruza muchas de sus ‘líneas rojas’. Además, está la fuerte presión de sindicatos, organizaciones de consumidores, agricultores, ecologistas, etc. La dirección del SPD maniobra para aprobar una resolución para que ministros, europarlamentarios y diputados del SPD puedan votar a favor del CETA.

Los próximos meses serán clave. La firma del CETA por el Consejo Europeo está prevista para octubre. Más adelante, el Parlamento Europeo decidirá sobre el tratado que abriría la puerta a más privatizaciones, incluye cláusulas que impiden la remunicipalización de servicios públicos y limita la regulación sobre el sistema financiero. El CETA también contempla la creación de tribunales privados de arbitraje, algo que socava la democracia y crea un sistema de justicia paralelo.

Si el Europarlamento diese su visto bueno, el CETA se aplicaría provisionalmente en el primer semestre de 2017. La posterior ratificación en los diferentes parlamentos nacionales y regionales en los Estados miembros y puede durar años. El cálculo de Gabriel y Fekl es que estas ratificaciones no comenzarán antes de sus respectivas elecciones. Esperan que para entonces el estado de ánimo negativo contra CETA y TTIP haya cesado.

Para evitar ese escenario, la ciudadanía de toda Europa tomará las calles en septiembre y octubre. El movimiento europeo contra CETA/TTIP ha convocado un “otoño de resistencia” con movilizaciones en varios países para impedir la firma del CETA y exigir el fin de las negociaciones del TTIP. En el Estado español la semana de movilizaciones será del 8 al 15 de octubre. En Madrid, entre otras ciudades, se convoca una manifestación para el 15 de octubre.

Expresar dudas en medios de comunicación por razones electoralistas no es suficiente para revertir la grave crisis de legitimidad de la socialdemocracia. El Gobierno francés tiene que convertir sus palabras en acción y detener irreversiblemente las negociaciones del TTIP y, sobre todo, no ratificar el CETA.


Ver en línea : eldiario.es, 1 de septiembre de 2016.


¿Quién eres?
Tu mensaje
  • Para crear párrafos, deje simplemente líneas vacías.


Noticias

Chile investiga a la transnacional Endesa por supuestas donaciones a políticos

La fiscalía de Chile, a instancias de su par española, investiga a la empresa de electricidad Endesa por supuestas donaciones a políticos chilenos para campañas electorales a cambio de apoyar la instalación de una central hidroeléctrica. (...)

Fuente: La Información | 21 de septiembre

Wal-Mart, el decimoprimer "país" más rico del mundo

Los ingresos de las diez compañías multinacionales más ricas superaron en 2015 a la suma total de lo que ganaron 180 países. De las 100 entidades económicas más poderosas en el planeta actualmente, 69 son empresas y 31 países. La influencia (...)

Fuente: Diagonal | 15 de septiembre

|

Actualidad

Ecosocialismo y ecofeminismo para un otoño en resistencia

“El TTIP ha fracasado de facto”. La reciente afirmación del ministro de Economía alemán sobre las negociaciones del tratado comercial entre Estados Unidos y la Unión Europea vino seguida de una declaración de presidente francés en la misma (...)

Júlia Martí y Erika González (La Marea, 25 de septiembre de 2016) | 26 de septiembre

Colegio refugio

El colegio ahora es una casa. No es exactamente un hogar, es más bien un refugio. Ya no hay timbre y cambiaron las clases de historia y biología por las de idiomas: alemán, inglés, griego. En diferentes días y horas para personas adultas y (...)

María González Reyes | 25 de septiembre

|