Portada del sitio > El acuerdo de libre comercio con Canadá cuestiona el agua como bien público (...)

Twitter

Vimeo >>

El acuerdo de libre comercio con Canadá cuestiona el agua como bien público en la UE

Fuente: eldiario.es

Lunes 25 de enero de 2016

El texto consolidado del denominado CETA incluye el saneamiento o el tratamiento de aguas residuales como áreas negociables. La Comisión Europea asegura que estos servicios están excluidos de cualquier intercambio comercial, pero Alemania incluye una cláusula en el texto que prohíbe expresamente que sean utilizados como moneda de cambio.

El TTIP es el tratado de libre comercio más conocido que se negocia en estos momentos en la UE, pero hay otros como el trascendental y ya firmado Acuerdo Trans-Pacífico (TPP) que incluye a 12 países (entre ellos EEUU, México, Australia, Japón…) o el acuerdo de servicios TiSA (siempre por sus siglas en inglés) que incorpora un crisol de países (23 en total, entre ellos la UE y EEUU) sin ningún criterio geográfico. Y en esta amalgama de negociaciones hay un acuerdo que encara su recta final y que por el momento pasa desapercibido: el de la UE y Canadá, conocido como CETA, y cuyas contradicciones empiezan a aflorar.

Varios colectivos en defensa del agua aseguran que el tratado cuestiona este recurso como bien público al incluir el tratamiento de aguas residuales y el saneamiento del agua entre los bienes susceptibles de ser negociados. Más adelante establece una exclusión para la “colección, purificación y distribución del agua”. Una exclusión que no convenció en su momento a Alemania, pues Berlín ha introducido una cláusula protegiendo sus servicios de “aguas residuales, trituración de desechos y servicios de saneamiento”.

Para aumentar la confusión, al principio del tratado hay un apartado relativo a los “derechos y obligaciones con relación al agua”. Este dice que el agua “en su estado natural” no estará “sujeta a los términos comerciales de este tratado”. Pero el agua en su estado natural no incluye, por ejemplo, la distribución, el riego y el saneamiento, y en la misma página, dos párrafos más abajo aparece esta frase: “Cuando una parte permita el uso comercial de una fuente de agua específica, deberá hacerlo de manera consistente con el Acuerdo".

“En el CETA se considera al agua de forma un poco ambigua como una mercancía y un producto, una vez no se encuentre en su estado natural”, critica David Sánchez Carpio, que representa en Bruselas al colectivo estadounidense Food & Water Watch. “Y todos los usos del agua, desde el abastecimiento de agua potable hasta la irrigación, agua embotellada, se refieren al agua en su estado no natural. Un redactado ambiguo que resulta muy peligroso”.

La primera señal de advertencia la lanzó la asociación europeanwater.org el pasado 30 de octubre, cuando publicó un post en su web (disponible en español) avisando de que el contenido del CETA no es meridianamente claro respecto al agua pública, y que esto podía afectar al más ambicioso TTIP, que se sigue negociando.

Hasta cinco veces ha preguntado este medio a la Comisión Europea sobre el tema, que en ocasiones ha necesitado varios días para responder. Todas las respuestas sobre si algunos servicios relacionados con el agua serán intercambiables comercialmente con el CETA han sido escuetas. “El saneamiento relativo a los servicios de distribución está excluido de la lista, así como otros servicios considerados de uso público”, señala un portavoz, que remite a la página 1502 del texto consolidado.

Pero lo cierto es que en dicha página no se habla de “saneamiento” o de tratamiento de aguas residuales, dos de los caramelos más apetitosos del pastel público. Sí se habla de otros usos como “colección, purificación y distribución del agua a las viviendas y al sector industrial o comercial, incluyendo la disposición de agua potable y control y provisión de agua”.

Significativa exclusión

¿Por qué Alemania ha incorporado una cláusula para proteger cualquier variante relacionada con el agua susceptible de entrar en un tratado de libre comercio? Según la Comisión, Berlín quería elevar una “reserva extra”. Pero la cláusula habla por sí sola: “Alemania se reserva el derecho de mantener o adoptar cualquier medida tendiente a la prohibición transfronteriza de servicios relacionados con la oferta de control y uso de los servicios”, entre los que aparecen citados explícitamente las “aguas residuales, trituración de desechos y servicios de saneamiento”.

Una reserva que se ha extendido al Parlamento alemán, el Bundestag, recuerda Jutta Schütz, periodista y activista en defensa del agua pública en Alemania. “El 28 de diciembre pasado el Gobierno anunció, en una respuesta a la formación izquierdista Die Linke, sus reservas con relación a este servicio público en el CETA”, evoca Schütz. “Leyendo la cláusula de Alemania, no parece que el Gobierno confíe demasiado en la interpretación que hace la Comisión de ‘uso público’”, ironiza esta activista.

David Sánchez alerta sobre los tratados de libre comercio e inversión y su tortuosa relación con el agua como servicio público. “En los tratados de libre comercio se suelen incluir disposiciones que atacan los monopolios públicos. Pero en el caso del agua, no supondría introducir más competencia, simplemente sustituir un monopolio municipal o estatal por uno privado, algo que se ha hecho en muchas ciudades con resultados bastante desastrosos”.


Ver en línea : eldiario.es, 23 de enero de 2016.


¿Quién eres?
Tu mensaje
  • Para crear párrafos, deje simplemente líneas vacías.


Noticias

Se presentó en Bilbao, ante numeroso público, el libro “Alternativas al poder corporativo”

Este jueves 1 de diciembre de 2016, en Bilbao tiene lugar la presentación del libro “Alternativas al poder corporativo. 20 propuestas políticas para una agenda en transición en disputa con las empresas transnacionales” de Gonzalo Fernández (...)

Fuente: Cubainformación | 2 de diciembre

Podemos y OMAL piden un Tribunal Internacional que persiga violaciones de derechos de las multinacionales, como las eléctricas

Podemos ha defendido este martes, junto al Observatorio de Multinacionales en América Latina, la creación de una legislación y un tribunal internacional que persiga las violaciones de Derechos Humanos que, según denuncian, perpetran las (...)

Fuente: Europa Press | 30 de noviembre

|

Actualidad

No me puedo imaginar

No me puedo imaginar cómo será tener que meter a tus hijos en la cama temprano, en cuanto oscurece, porque hace frío y no hay calefacción. No me puedo imaginar cómo será preparar unos macarrones y separarlos en dos platos iguales (uno por (...)

María González Reyes | 4 de diciembre

El poder corporativo en el centro de la crisis

Las empresas transnacionales han alcanzado hoy en día un papel protagónico en la sociedad global, participando de manera activa y con una posición de fuerza no solo en los principales espacios de toma de decisiones, sino incluso (...)

Gonzalo Fernández Ortiz de Zárate (Diagonal, 29 de noviembre de 2016) | 29 de noviembre

|