Portada del sitio > Los técnicos de Telefónica lanzan una caja de resistencia unitaria para (...)

Twitter

Vimeo >>

Los técnicos de Telefónica lanzan una caja de resistencia unitaria para trabajadores precarios

Fuente: Diagonal

Martes 19 de enero de 2016

Una manifestación ininterrumpida de 800 kilómetros corriendo, 80 relevos en cinco días de carrera, 80 días de crowdfunding con el que se pretende conseguir un mínimo de 94.250 euros, un proyecto documental reflejo de una lucha... Medio año después de abandonar “para retomar fuerzas” la huelga que mantuvieron contra viento y marea durante 75 días, los técnicos que trabajan para Telefónica-Movistar han tomado impulso para relanzar la lucha a través de una impresionante muestra de fuerza y respaldados por decenas de colectivos y organizaciones.

Veinte representantes de estos colectivos, entre los que se encuentran la PAH, Iaioflautes, Coop57, Col·lectiu Ronda, las CUP, En Lluita y cinco sindicatos alternativos, han participado hoy en una multitudinaria rueda de prensa en el centro social Can Batlló (Barcelona) para presentar el Correscales, “un proyecto de lucha conjunta por la dignidad y contra la precariedad laboral y social, no sólo de los trabajadores de Telefónica, sino de cualquier colectivo de tantos que se encuentran igual o peor que nosotros”, ha explicado Aitzol Ruiz de Azúa, de la Marea Azul de trabajadores de Telefónica-Movistar.

En esta rueda de prensa, los técnicos han explicado que los acuerdos que Comisiones Obreras y UGT alcanzaron con las contratas de Telefónica “no beneficiaron a los trabajadores”, y que se han producido más de 60 despidos y listas negras de técnicos que participaron en esa huelga. Una huelga en la que por primera vez se unieron unos trabajadores que, organizados en asambleas y a través del apoyo mutuo, lograron superar las divisiones impuestas durante años por diversas relaciones contractuales con el "gigante azul".

Caja de resistencia unitaria

El proyecto Correscales (“corre-escaleras, en referencia a la escalera, símbolo de lucha de los trabajadores de Movistar) tiene varios objetivos. Uno de ellos es agradecer y devolver la solidaridad recibida por decenas de colectivos que pusieron su apoyo al servicio de los trabajadores de Telefónica, lo que permitió que mantuvieran la lucha casi tres meses a pesar de la precariedad. “Los movimientos sociales nos empaparon de solidaridad y nos arroparon en todo momento, por eso ha llegado el momento de seguir luchando y devolver la solidaridad recibida construyendo juntas”, ha dicho Aitzol Ruiz.

Por ello, uno de sus objetivos más importantes es también la creación de una caja de resistencia unitaria “para que nadie, de todas aquellas personas que se encuentran en cadenas de fragmentación y subcontratación y en unas condiciones de precariedad muy grandes, deje de hacer huelga ni luchar por sus derechos por una cuestión de condiciones económicas”, ha añadido Ernest Gutiérrez, del Ateneu La Torna.

“Queremos que se sumen todos los trabajadores que se sientan precarios como nosotros. Esto no va sólo de Movistar. Hay mucha gente que no puede levantar la cabeza porque no dispone de los medios. Queremos darles la oportunidad para poder luchar y que se acabe este dilema entre el capital o la vida”, indicaba Javier Marco, también de la Marea Azul. Para lanzar este embrión de caja de resistencia, tanto los técnicos de Telefónica en lucha como todos los colectivos que también se han declarado como “correscales” esperan alcanzar el mínimo de dinero previsto en el mayor crowdfunding social realizado en el Estado español: 94.250 euros. De momento, en poco más de diez días han logrado 52.671 euros.

También tiene como objetivo, durante los 800 kilómetros de trayecto, “tejer complicidades” con colectivos, movimientos, organizaciones y personas, a los que animan a sumarse a esa “carrera” de reivindicación y denuncia. “En este trayecto el objetivo para el que trabajamos es que muchas de las luchas, feministas, ecologista, por el territorio, laborales, por la educación, por la sanidad… nos encontremos y nos demos apoyo mutuo”, ha añadido Núria Comerma, de Rereguarda.

El recorrido empezará el 19 de febrero simbólicamente en Bilbao, el único lugar en el que gracias a la lucha todos los técnicos pasaron a plantilla. Y finalizará el 22 de febrero en Barcelona, coincidiendo con el Mobile World Congress, que, ha añadido Comerma, “simboliza el espectáculo de este capitalismo que precariza a los trabajadores de Movistar, y que unos pocos viven a costa del sudor y del trabajo de mucha gente”. El Correscales también permitirá durante esos días la realización de un documental para “dar testimonio de la dignidad de la lucha contra la precariedad”, según ha explicado Gutiérrez.


Ver en línea : Diagonal, 5 de enero de 2016.


¿Quién eres?
Tu mensaje
  • Para crear párrafos, deje simplemente líneas vacías.


Noticias

Chile investiga a la transnacional Endesa por supuestas donaciones a políticos

La fiscalía de Chile, a instancias de su par española, investiga a la empresa de electricidad Endesa por supuestas donaciones a políticos chilenos para campañas electorales a cambio de apoyar la instalación de una central hidroeléctrica. (...)

Fuente: La Información | 21 de septiembre

Wal-Mart, el decimoprimer "país" más rico del mundo

Los ingresos de las diez compañías multinacionales más ricas superaron en 2015 a la suma total de lo que ganaron 180 países. De las 100 entidades económicas más poderosas en el planeta actualmente, 69 son empresas y 31 países. La influencia (...)

Fuente: Diagonal | 15 de septiembre

|

Actualidad

La responsabilidad de las empresas en el conflicto armado colombiano

En el conflicto colombiano, muchas empresas nacionales y transnacionales vulneran sistemáticamente los derechos humanos. El Acuerdo Final para la terminación del conflicto y la construcción de una paz estable y duradera aborda esta (...)

Entrevista de Jorge Freytter-Florián a Juan Hernández Zubizarreta (OMAL) (ALAI-América Latina en Movimiento, 19 de septiembre de 2016) | 20 de septiembre

Historias de un parque de Grecia

Un grupo numeroso de niñas y niños sale de lo que fue un hospital ahora convertido en un lugar para que vivan personas refugiadas. Se apelotonan un poco en la puerta que solo tiene abierta una hoja. Caminan hacia un parque. Un niño (...)

María González Reyes | 18 de septiembre

|