Portada del sitio > Agresiones contra defensoras de derechos humanos en Mesoamérica

Twitter

Vimeo >>

Agresiones contra defensoras de derechos humanos en Mesoamérica

Iniciativa Mesoamericana de Mujeres Defensoras de Derechos Humanos

Martes 17 de noviembre de 2015

En 2011, el 14% del total del territorio centroamericano estaba concesionado a empresas mineras, sobre todo de capital canadiense, siendo Honduras y Guatemala los países con mayor número de concesiones [5]. En México, más de 40% del territorio nacional ha sido concesionado y hasta agosto de 2015 se habían registrado 418 puntos de conflicto entre empresarios y habitantes de las localidades relacionadas con estas concesiones [6].

En toda la región ha venido aumentando la implantación de proyectos mineros y otros megaproyectos que en su mayoría se han impuesto sin que las poblaciones afectadas hayan podido ejercen plenamente el derecho a la consulta libre e informada, tal y como lo garantiza el Convenio 169 de la OIT. Esto afecta de manera especial a las mujeres, particularmente a aquellas que se han organizado en sus comunidades para impedir su avance. Las afectaciones en las mujeres como consecuencia de la expansión de este modelo de desarrollo extractivista son diversas [7]:

  • Aumenta la carga laboral sobre ellas ya que tienen que asumir adicionalmente las labores agrícolas de los hombres que van a trabajar en o con la mina.
  • Tienden a ser excluidas de los beneficios económicos y de las negociaciones sobre el destino de los territorios.
  • Padecen problemas de salud derivados del daño ambiental que estos proyectos generan, y han tenido que cuidar a familiares enfermos por esta causa.
  • Tienden a aumentar los distintos tipos de violencia contra las mujeres, incluyendo la violencia dentro del hogar, la trata de mujeres (al instalarse negocios de prostitución para los trabajadores de las minas) y la violencia sexual.
  • Pueden generar una mayor dependencia económica al despojarlas de sus medios de subsistencia, como es la producción de alimentos a pequeña escala.

Muchas mujeres han sido desplazadas de sus comunidades y muchas, además, han sido agredidas, incluso sexualmente, por fuerzas militares y policíacas en el transcurso de acciones de desalojo relacionadas con la instalación de megaproyectos extractivos.

Un ejemplo de la violencia sexual cometida en el marco de acciones de desalojo es la violación y tortura sexual cometida en 2007 en contra de mujeres de la comunidad Lote Ocho o Chacpaylá, de El Estor, Izabal, pertenecientes al pueblo maya q’eqchi’. En el desalojo participaron cientos de guardias de la seguridad privada de esta empresa, así como agentes de la Policía Nacional Civil (PNC) y del ejército, quienes perpetraron múltiples violaciones a los derechos humanos. La comunidad está asentada en terrenos disputados por la Compañía Guatemalteca de Níquel S.A., los cuales la población q’eqchí reivindica como parte de sus tierras ancestrales. Los efectivos armados violaron sexualmente en forma brutal, masiva y múltiple a mujeres de la comunidad. Algunas mujeres fueron violadas hasta por diez hombres y muchas estaban embarazadas [8].

Esta situación no es solo recurrente en México, Honduras, El Salvador o Guatemala, sino también en países como Nicaragua, en donde se han reprimido las protestas en contra de la imposición del proyecto para construir un nuevo canal interoceánico o en contra de la minería a cielo abierto. Este es, a grandes rasgos, el contexto en el que las mujeres defensoras de derechos humanos mesoamericanas realizan su labor, enfrentando históricas desigualdades y formas de discriminación, nuevas formas de violencia y una cada vez mayor falta de recursos para sostener el trabajo de las organizaciones feministas y de mujeres, lo cual, en síntesis, constituye un entorno sumamente riesgoso y desfavorable para que puedan trabajar libremente por la igualdad, la justicia social y la paz.

No obstante, su conciencia de derechos, gracias a siglos de luchas feministas, y su participación en todos los movimientos sociales es cada vez más numerosa. Además, la agenda de igualdad y los derechos de las mujeres es cada vez menos marginal en la sociedad. Ello significa que, aunque defender los derechos humanos sea para las mujeres mesoamericanas una actividad riesgosa y con muchas limitaciones, no están dispuestas a renunciar a los derechos conquistados y siguen día a día abriendo oportunidades a la democracia, la justicia y la igualdad, solo posibles si se logra la plena igualdad de género.


- Extracto de la publicación "Agresiones contra defensoras de derechos humanos en Mesoamérica. Informe 2012 - 2014", que puede leerse íntegramente aquí >>


Ver en línea : Justas Sociates, octubre de 2015.


Notas

[1Centro de Investigación sobre Inversión y Comercio (CEICOM), "Impactos de la minería metálica en Centroamérica".

[3Centro de Investigación sobre Inversión y Comercio (CEICOM), "Impactos de la minería metálica en Centroamérica".

[5Centro de Investigación sobre Inversión y Comercio (CEICOM), "Impactos de la minería metálica en Centroamérica".

[7ALAI, “Mujeres y minería: La defensa de nuestros cuerpos y territorios”; Observatorio de Conflictos Mineros de América Latina, “Mujer, violencia e industria minera”.

[8Méndez Gutiérrez, Luz y Carrera Guerra, Amanda, “Mujeres indígenas: clamor por la justicia. Violencia sexual, conflicto armado y despojo violento de tierras”. Equipo de Estudios Comunitarios y Acción Psicosocial (ECAP), 2014.


¿Quién eres?
Tu mensaje
  • Para crear párrafos, deje simplemente líneas vacías.


Noticias

Movilizaciones en más de 20 ciudades para frenar el CETA

El próximo 21 de enero la campaña No al TTIP ha convocado junto a otras organizaciones sociales y políticas europeas un Día de Acción Global para demandar al Parlamento Europeo que vote “no” al acuerdo comercial y de inversiones entre la UE y (...)

Fuente: Campaña No al TTIP | 17 de enero

Ortega, su hija Sandra y Roig poseen la misma riqueza que el 30% más pobre de España

El fundador de Inditex, Amancio Ortega, su hija Sandra y el presidente de Mercadona, Juan Roig, acumulan la misma riqueza que el 30% más pobre en España, es decir, que 14,2 millones de personas, la población total de Catalunya y la (...)

Fuente: Público | 17 de enero

|

Actualidad

CETA: quiénes ganan con el acuerdo UE-Canadá

El día 21 tendrán lugar decenas de manifestaciones en varios países europeos contra el acuerdo comercial con Canadá. 3,5 millones de personas entregaron sus firmas para detener este tratado y el TTIP. El empeño de los lobbies de las (...)

Pablo Elorduy | 20 de enero

Dos días antes del juicio

Supongo que Diego hoy se levantó entre nervioso e ilusionado. Supongo que entre las dos cosas gana la ilusión. Supongo que desayunó (quizás tostadas con café) y que pensó mientras se duchaba que ojalá todo termine bien, que es lo mismo que (...)

María González Reyes | 15 de enero

|