Portada del sitio > Publicaciones > Artículos > En la crisis, ¿fórmulas mágicas?

Twitter

Vimeo >>

En la crisis, ¿fórmulas mágicas?

Erika González (Diagonal, nº 254, septiembre de 2015)

Lunes 28 de septiembre de 2015

JPEG - 33.6 KB

“Hemos pasado de estar al borde del rescate a ser una economía saludable y una de las que más crecen”. El presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, dejó claro en febrero de este año que para él la crisis está actualmente superada. La recuperación percibida por este directivo fue corroborada después por el portavoz de la patronal, Joan Rosell, como “una evidencia”, y por César Alierta, presidente de Telefónica: “Nuestro país está registrando uno de los mayores crecimientos económicos y de generación de empleo en Europa”.

Según el Gobierno español y las grandes multinacionales, la transformación de un país sumido en una grave crisis financiera y socioeconómica a otro encaminado hacia la prosperidad ha sido fruto de una fórmula que descifraba Mariano Rajoy un mes antes de las elecciones municipales y autonómicas: “Voy a dar la batalla del PIB y del sentido común”. Esta fórmula del “sentido común” es, además, mágica, porque aplicando los mismos ingredientes que han originado el crash global –acumulación, lucro, explotación– se obtiene un resultado muy distinto. El Gobierno y las corporaciones tienen claro que sólo hace falta suministrar una mayor dosis de inversión extranjera, ampliación de mercados y reformas estructurales.

El primero de estos ingredientes ha tenido un crecimiento considerable protagonizado por la entrada de fondos de inversión, de carácter especulativo, en el accionariado de grandes empresas españolas. El segundo ha tomado una mayor envergadura en los últimos años debido a que, en palabras del ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, “el 70% de los ingresos de las empresas del Ibex proceden de fuera” y esto tiene efectos “tangibles en financiación, inversión o empleo”. Por último, la profundización de las reformas estructurales, como las privatizaciones, los recortes en servicios sociales y, sobre todo, la devaluación salarial, han sido la base para ser más competitivos a ojos del capital.

No hay más que mirar los beneficios, las retribuciones de los directivos –los consejos de administración del Ibex 35 tuvieron una remuneración un 28% mayor en 2014 que el año anterior– y los dividendos para constatar los buenos resultados empresariales. Claro que, si a esta realidad se le suman la desigualdad, económica y de género, y la exclusión social –el 27% de la población española está en riesgo de pobreza–, la fórmula pierde eficacia. Y ahí está el truco: sólo sirve para la élite político-empresarial que nos gobierna. La patronal lo deja claro cuando Rosell afirma que “se contrata con sueldos más bajos, pero es lo que hay. La recuperación económica no va a ser milagrosa”. Por cierto, la crisis ecológica y el agotamiento de los recursos naturales ni se contemplan como problemas a solucionar en esa fórmula.

Los directivos y accionistas de las transnacionales intentan ocultar el truco y convencernos de que sus ganancias, antes o después, llegarán a las mayorías. Para ello, ponen en marcha novedosos conceptos como “innovación”, que se traduce en la mercantilización de más territorios, servicios y bienes; “emprendimiento”, bajo el que crece la precariedad; y “valores compartidos”, que facilitan las ayudas públicas y las colaboraciones de ONG. Todos ellos alineados con el discurso de la marca España, ahora situado en un segundo plano por el Gobierno. Eso sí, cambia el envoltorio pero no sus líneas maestras, que siguen muy vivas para situar la expansión de las grandes corporaciones como la única vía para alcanzar el progreso.

El problema está en que los relatos, por muy bien contados que estén, no casan con la precariedad y el empobrecimiento en el que viven cada vez más personas. Por eso, crecen tanto el cuestionamiento de esta “fórmula mágica” como las experiencias que crean, debaten y experimentan otros modelos que, frente a la reproducción del capital, dan prioridad a la justicia social y a la sostenibilidad de la vida.


#ENLACRISIS

  • “Una de las falacias sobre la economía española es que ha habido recortes muy importantes”, Luis de Guindos, ministro de Economía
  • “El salario medio cae otro 0,6%. Desde la reforma laboral ha bajado 13 puntos. Recuperación económica lo llaman”, @RubenSanchezTW
  • “Entre la macro y la microeconomía nos dejamos a casi un 29% de la población en riesgo de #pobreza y exclusión social”, @EconomiaJusta
  • “Las estrellas se nos resisten... Son difíciles de capturar no porque estén lejos, allá arriba, sino porque trataron de convencernos de que nunca llegaríamos hasta ellas”, María González y Virginia Pedrero
  • “El reto está en cómo seguir articulando alternativas que sirvan para continuar con el diseño de otra manera de entender la economía”, @OMAL_INFO

Erika González, del Observatorio de Multinacionales de América Latina (OMAL) - Paz con Dignidad.


Ver en línea : Diagonal, nº 254 (24 de septiembre-7 de octubre de 2015).


¿Quién eres?
Tu mensaje
  • Para crear párrafos, deje simplemente líneas vacías.


Noticias

Se presentó en Bilbao, ante numeroso público, el libro “Alternativas al poder corporativo”

Este jueves 1 de diciembre de 2016, en Bilbao tiene lugar la presentación del libro “Alternativas al poder corporativo. 20 propuestas políticas para una agenda en transición en disputa con las empresas transnacionales” de Gonzalo Fernández (...)

Fuente: Cubainformación | 2 de diciembre

Podemos y OMAL piden un Tribunal Internacional que persiga violaciones de derechos de las multinacionales, como las eléctricas

Podemos ha defendido este martes, junto al Observatorio de Multinacionales en América Latina, la creación de una legislación y un tribunal internacional que persiga las violaciones de Derechos Humanos que, según denuncian, perpetran las (...)

Fuente: Europa Press | 30 de noviembre

|

Actualidad

No me puedo imaginar

No me puedo imaginar cómo será tener que meter a tus hijos en la cama temprano, en cuanto oscurece, porque hace frío y no hay calefacción. No me puedo imaginar cómo será preparar unos macarrones y separarlos en dos platos iguales (uno por (...)

María González Reyes | 4 de diciembre

El poder corporativo en el centro de la crisis

Las empresas transnacionales han alcanzado hoy en día un papel protagónico en la sociedad global, participando de manera activa y con una posición de fuerza no solo en los principales espacios de toma de decisiones, sino incluso (...)

Gonzalo Fernández Ortiz de Zárate (Diagonal, 29 de noviembre de 2016) | 29 de noviembre

|