Portada del sitio > La oposición al TTIP llama a un día de acción global

Twitter

Vimeo >>

La oposición al TTIP llama a un día de acción global

Emma Gascó

Miércoles 15 de abril de 2015

Parece lejano, pero no lo es. Si se llegara a aprobar el Acuerdo Transatlántico sobre Comercio e Inversión (más conocido como TTIP) la UE y EE UU tendrían vía libre para armonizar sus respectivas legislaciones. Esto afectaría directamente a los servicios públicos, el medio ambiente o los derechos laborales. “Podríamos beneficiarnos de las leyes sociales que están aprobadas allí y no aquí”, pensaron en un principio los sindicatos estadounidenses, puesto que en la Unión Europea se garantizan más derechos laborales. “Pero ya lo han dado por perdido”, explicaba Susan George a Diagonal hace unas semanas.

 

Según denuncia la campaña contra el TTIP desarrollada a nivel internacional, este acuerdo incluiría la llamada cláusula ISDS (solución de controversias entre inversores y Estados), que está pensada para proteger los intereses de las empresas internacionales que invierten en un país. Si un Gobierno decide cambiar alguna ley para, por ejemplo, impedir que se privatice la sanidad, subir el salario mínimo o ampliar el permiso de paternidad, los inversores pueden llevar a los tribunales al Estado por hacerles perder beneficios. Y suelen ganar las multinacionales.

Esto está ocurriendo ya en el contexto de los tratados bilaterales de inversión, que contemplan esta misma cláusula. Según explica la organización Traidcraft, hasta 2013 se han dado casi 600 demandas, que se sepa, porque la mayoría se llevan en secreto. Todas son por parte de empresas a Estados, porque los Estados no pueden demandar.

Si se firmara el TTIP, un fondo de inversión de EE UU que, por ejemplo, haya comprado terrenos o viviendas, podría llevar a España a juicio si se aprobara cualquier ley que regulara el precio de la vivienda o implicara obtener menos beneficios de los esperados.

“Creían que esto iba a ser un visto y no visto y que lo iban a tener para finales de 2014”, explica Susan George, pero no lo han logrado. La oposición por parte de movimientos sociales a ambos lados del Atlántico ha ralentizado el proceso. “Se ve que la Comisión tiene miedo. Definitivamente, los movimientos sociales están teniendo impacto, y hay que seguir”, remarcaba.

El próximo sábado 18 de abril estos movimientos han convocado un día de acción global con el lema ’¡Las personas y el planeta no somos mercancía!’.

Entrevista con Susan George from Diagonal on Vimeo.


Ver en línea : Diagonal, 14 de abril de 2015.


¿Quién eres?
Tu mensaje
  • Para crear párrafos, deje simplemente líneas vacías.


Noticias

Se presentó en Bilbao, ante numeroso público, el libro “Alternativas al poder corporativo”

Este jueves 1 de diciembre de 2016, en Bilbao tiene lugar la presentación del libro “Alternativas al poder corporativo. 20 propuestas políticas para una agenda en transición en disputa con las empresas transnacionales” de Gonzalo Fernández (...)

Fuente: Cubainformación | 2 de diciembre

Podemos y OMAL piden un Tribunal Internacional que persiga violaciones de derechos de las multinacionales, como las eléctricas

Podemos ha defendido este martes, junto al Observatorio de Multinacionales en América Latina, la creación de una legislación y un tribunal internacional que persiga las violaciones de Derechos Humanos que, según denuncian, perpetran las (...)

Fuente: Europa Press | 30 de noviembre

|

Actualidad

El poder corporativo en el centro de la crisis

Las empresas transnacionales han alcanzado hoy en día un papel protagónico en la sociedad global, participando de manera activa y con una posición de fuerza no solo en los principales espacios de toma de decisiones, sino incluso (...)

Gonzalo Fernández Ortiz de Zárate (Diagonal, 29 de noviembre de 2016) | 29 de noviembre

Palabras que nos sostienen

Esta mañana vi a una mujer que limpiaba la calle (esa parte pública por la que caminamos) metida dentro de su bata de trabajo. Limpiaba como sacada de otra época, asumiendo que el resplandor del suelo es tarea suya. Limpiaba el suelo de (...)

María González Reyes (La Marea, 28 de noviembre de 2016) | 28 de noviembre

|