Twitter

Vimeo >>

Contrastes

María González y Pedro Ramiro

Martes 7 de abril de 2015

Sirenas contra voces. Vallas contra personas.
David contra Goliat.
Y una niña y un niño. Mirando.

Así es como mucha gente se siente frente a la crisis sistémica que parece ser visible ya a los ojos de casi todos, como espectadores que se quedan aturdidos ante el espectáculo de luz y sonido: suben los niveles de pobreza, un oso polar que se ahoga, recortes en la nómina (para el que la tenga), y otro oso polar que no encuentra tierra donde pisar, y se ahoga, me caducó la tarjeta sanitaria y no me dan otra, no puedo pagar el recibo de la luz y paso frío.

Cambiar esta realidad por otra es una tarea que se antoja desmesurada, rondando lo improbable, sobre todo si el objetivo es conseguir que el discurso del ecologismo social cale con la profundidad suficiente, ese discurso que va más allá de salvar a los osos polares o que, más bien, trata de relacionar lo que les pasa con nuestras actuaciones diarias y las políticas que dictan nuestros gobernantes (nos referimos a políticos y empresarios, claro). ¿Dónde encaja la pérdida del derecho a una atención sanitaria en el discurso del ecologismo social? ¿Y el paro? Conseguir que se entienda la relación directa entre todo esto no es fácil, sobre todo si caemos en la trampa de entretenernos dando codazos al de al lado o al de abajo en vez de plantarles cara a los poderosos.

Pero ¿quién dijo miedo?, ¿acaso hay alguna otra opción que no sea intentarlo? Y para ello hay que buscar la estrategia, quitarnos de encima la etiqueta de “ecologistas que critican cualquier acto de consumo, que quieren volver a las cavernas, que nos van a hacer perder calidad de vida”, y cambiarla por algo mucho más próximo a la realidad, “ecologistas que hacen propuestas de cómo vivir mejor, aquí y en otros lados”. Porque resulta evidente que con menos coches nuestros pulmones funcionan mejor, con menos espacio público privatizado sonreímos más y con menos ricos hay más justicia.

Pero no es que el discurso del ecologismo social esté ausente en la agenda de nuestros gobernantes que por supuesto lo está), sino que tampoco aparece con la relevancia que requeriría en los partidos y formaciones mucho más próximas a nuestra manera de entender el mundo. Urge, por tanto, ponerse a la tarea de proponer medidas que mejoren claramente nuestra calidad de vida y que puedan ser asumidas con facilidad por cualquiera que tenga un poco de sensibilidad ambiental y llegue al poder: más árboles, más bicis, más huertos. Solo con esas medidas no vale, claro, el cambio requiere de otras mucho más profundas e interesantes pero, quizás, comenzar por ahí sea el camino para poder llegar a esas otras de más calado.

Y mientras, ella y él miran los furgones de policía que se acercan. Y se quedan ahí quietos, sin dar un paso atrás.


Ver en línea : Ecologista, nº 84, primavera de 2015.


¿Quién eres?
Tu mensaje
  • Para crear párrafos, deje simplemente líneas vacías.


Noticias

Chile investiga a la transnacional Endesa por supuestas donaciones a políticos

La fiscalía de Chile, a instancias de su par española, investiga a la empresa de electricidad Endesa por supuestas donaciones a políticos chilenos para campañas electorales a cambio de apoyar la instalación de una central hidroeléctrica. (...)

Fuente: La Información | 21 de septiembre

Wal-Mart, el decimoprimer "país" más rico del mundo

Los ingresos de las diez compañías multinacionales más ricas superaron en 2015 a la suma total de lo que ganaron 180 países. De las 100 entidades económicas más poderosas en el planeta actualmente, 69 son empresas y 31 países. La influencia (...)

Fuente: Diagonal | 15 de septiembre

|

Actualidad

Colegio refugio

El colegio ahora es una casa. No es exactamente un hogar, es más bien un refugio. Ya no hay timbre y cambiaron las clases de historia y biología por las de idiomas: alemán, inglés, griego. En diferentes días y horas para personas adultas y (...)

María González Reyes | 25 de septiembre

La responsabilidad de las empresas en el conflicto armado colombiano

En el conflicto colombiano, muchas empresas nacionales y transnacionales vulneran sistemáticamente los derechos humanos. El Acuerdo Final para la terminación del conflicto y la construcción de una paz estable y duradera aborda esta (...)

Entrevista de Jorge Freytter-Florián a Juan Hernández Zubizarreta (OMAL) (ALAI-América Latina en Movimiento, 19 de septiembre de 2016) | 20 de septiembre

|