Portada del sitio > Cómo la ERT llegó a hacerle la guerra de clases a Europa

Twitter

Vimeo >>

Cómo la ERT llegó a hacerle la guerra de clases a Europa

Andrew Gavin Marshall

Martes 18 de noviembre de 2014

Creada en 1983, la Mesa Redonda Europea de Industriales (ERT por sus siglas en inglés) se convirtió rápidamente, y lo mantiene , en una de las voces más influyentes de los intereses organizados de las corporaciones en Europa. Sin ser del todo un lobby ni un think tank, la ERT es un grupo orientado a la acción constituido por casi 50 directores ejecutivos o presidentes (CEO) de las mayores corporaciones industriales europeas, unidos para defender colectivamente ciertas ideologías, presionar a las elites políticas y planificar objetivos y programas diseñados para perfilar la Unión Europea y el “mercado común”.

Los 30 años de existencia de la ERT han revelado que se trata de una de las organizaciones más influyentes de Europa, conocida ampliamente por las elites políticas, tecnocráticas y fin ancieras de la UE; mantiene reuniones periódicas, cenas y citas sociales con presidentes de gobierno y oficiales gubernamentales de los Estados miembro de la UE y con líderes de la propia Comisión Europea. A raíz de la crisis de la deuda de los últimos años, la ERT ha vuelto a estar en primera línea en el diseño de los cambios dentro de la UE, promoviendo la austeridad y reformas estructurales como “solución” a la crisis.

A través de sus tres décadas de historia, la ERT continúa hoy impulsando las ideologías e intereses del poder corporativo y financiero a costa de los intereses de los trabajadores y de la población en general. El presente artículo se propone examinar a este grupo altamente influyente con objeto de arrojar luz sobre una organización bien conocida para aquellos que toman las decisiones importantes dentro de la UE, aunque en buena parte desconocida para aquellos que tienen que sufrir las consecuencias de esas decisiones.

Crisis de la deuda

En febrero de 2010 la ERT advirtió a los líderes políticos de la UE que tenían que «actuar con una voz más unificada en cuestiones económicas, financieras, comerciales y educativas o, de lo contrario, se arriesgaban a padecer la irrelevancia global»; añadieron que la unión supranacional de estados «necesita jugar como un único jugador en términos económicos» si tiene alguna esperanza de competir en la era de la globalización con las economías del mercado emergente de Asia y América Latina.

Lo que hacía falta para enfrentar este reto, como explica el CEO de Philips y vicepresidente de la ERT, era «disciplina macroeconómica y financiera» ; esto significa austeridad. El presidente de la ERT y CEO de Volvo, Leif Johansson, señaló que «necesitamos responder más agresivamente... necesitamos hacer Europa más competitiva en el mercado global y completar el mercado único» dentro de la propia UE [1].

El mismo mes de febrero de 2010 , la ERT publicó un gran informe, ERT’s Vision for a Competititve Europe in 2025 (La visión de la ERT para una Europa competitiva en 2025), en el que perfilaba los objetivos ideológicos e institucionales, así como los planes de las mayores corporaciones europeas para perfilar las políticas de la UE hasta el año 2025. El informe identificaba el estallido de la crisis de la deuda como «una oportunidad para repensar la futura senda de la UE y tomar una acción contundente», y además explicaba que la publicación misma estaba directamente «dirigida a guiar las opciones políticas de la UE en la próxima década» [2]. A raíz del ascenso del poder económico de Asia, la ERT advirtió que a menos que se realizaran profundas reformas y cambios, Europa se convertiría en un “gigante con pies de barro”. Para remediarlo, haría falta completar el mercado único de la UE, lo que supondría grandes cambios en el sistema de salud y un mayor énfasis en su privatización. La ERT presionó por la “sostenibilidad” de «medidas sensatas en economía, finanzas, educación, seguridad social y sistemas de pensiones, uso optimizado de materias primas, agua y alimentos, y suministro estable de energía». En otras palabras, los altos ejecutivos de las corporaciones “tomaron prestado” el término sostenibilidad del discurso medioambientalista para referirse a cualquier área gestionada o financiada por el gobierno, entendida como “insostenible” debido a la crisis de la deuda causada por los bancos. “Sostenibilidad” para la ERT significaba acelerar las privatizaciones, desregulación y mercantilización de toda la sociedad, sin duda para su propio beneficio. Cuando utilizan el término “sostenibilidad”, están, de hecho, refiriéndose a la sostenibilidad de su creciente poder y beneficios. El propio informe señalaba que «las políticas sostenibles deberían estimular la actividad económica, basada en mecanismos de mercado libre y justo, abierto, con libertad emprendedora, mercados laborales inclusivos y una regulación inteligente».

El camino para tal sostenibilidad pasa por una larga y profundamente dolorosa austeridad. La ERT hizo un llamamiento a los Estados miembro a adherirse al Pacto de Estabilidad y Crecimiento, que exigía a los países mantener sus déficits presupuestarios por debajo del 3% del PIB, al tiempo que fomentaba superávits presupuestarios; además, ese objetivo «debería ser financiado reduciendo el gasto público en torno a políticas que no son sostenibles»; en otras palabras, austeridad. La ERT pide “reformas” de la seguridad social y del sistema de pensiones, empezando por que la UE debería «poner más énfasis en la responsabilidad de los pacientes de los costes de salud», lo que significa que debería haber menos apoyo público a las poblaciones y más apoyo a las corporaciones, y que esas poblaciones deberían dejarse al antojo del mercado “competitivo”.

- Leer el artículo completo aquí>>


Artículo incluido en el informe El estado del poder 2014, TNI, 2014, traducido con permiso de TNI. Traducción: Nuria del Viso.


Ver en línea : Boletín ECOS-Fuhem, septiembre - noviembre de 2014.


Notas

[1Richard Milne, «Business plea for unified EU voice», The Financial Times, 2 de febrero 2010.

[2Mesa Redonda Europea de Industriales, ERT’s Vision for a Competitive Europe in 2025, ERT, febrero 2010, p. 1.


¿Quién eres?
Tu mensaje
  • Para crear párrafos, deje simplemente líneas vacías.


Noticias

Se presentó en Bilbao, ante numeroso público, el libro “Alternativas al poder corporativo”

Este jueves 1 de diciembre de 2016, en Bilbao tiene lugar la presentación del libro “Alternativas al poder corporativo. 20 propuestas políticas para una agenda en transición en disputa con las empresas transnacionales” de Gonzalo Fernández (...)

Fuente: Cubainformación | 2 de diciembre

Podemos y OMAL piden un Tribunal Internacional que persiga violaciones de derechos de las multinacionales, como las eléctricas

Podemos ha defendido este martes, junto al Observatorio de Multinacionales en América Latina, la creación de una legislación y un tribunal internacional que persiga las violaciones de Derechos Humanos que, según denuncian, perpetran las (...)

Fuente: Europa Press | 30 de noviembre

|

Actualidad

El poder corporativo en el centro de la crisis

Las empresas transnacionales han alcanzado hoy en día un papel protagónico en la sociedad global, participando de manera activa y con una posición de fuerza no solo en los principales espacios de toma de decisiones, sino incluso (...)

Gonzalo Fernández Ortiz de Zárate (Diagonal, 29 de noviembre de 2016) | 29 de noviembre

Palabras que nos sostienen

Esta mañana vi a una mujer que limpiaba la calle (esa parte pública por la que caminamos) metida dentro de su bata de trabajo. Limpiaba como sacada de otra época, asumiendo que el resplandor del suelo es tarea suya. Limpiaba el suelo de (...)

María González Reyes (La Marea, 28 de noviembre de 2016) | 28 de noviembre

|