Portada del sitio > Publicaciones > La habitación de los abrigos

La habitación de los abrigos

María González Reyes

Domingo 16 de noviembre de 2014

Ya sabes que no me gustan las fiestas. Cuando me invitan siempre dudo hasta el último momento si ir o no y, al final, cuando me veo ante la puerta de la casa en cuestión, pienso si llamar al timbre o darme media vuelta. Finalmente casi siempre me quedo. Te conocí en la trinchera a la que recurrimos las tímidas cuando no sabemos dónde meternos en estos eventos, en la habitación donde el anfitrión te dice que puedes dejar tu abrigo, ese lugar donde solo se entra al llegar y al marcharse, pero que el resto del tiempo permanece vacío de gente. Yo quería escapar un poco del bullicio de voces, música y pies que ya habían comenzado a bailar, y cuando entré te vi allí sentado entre chaquetas, bolsos y bufandas. Me sorprendió tanto que hubiera alguien en mi escondite que me quedé quieta en la puerta. ¿Te vas? Te ayudo a buscar tu abrigo, hay tal mogollón que vas a tardar un rato. Y yo te dije que estaba buscando el baño y que me equivoqué de puerta. Te reíste con tal descaro que me hiciste reír a mí también, y acabamos yendo a tomar un café que nos mantuvo despiertos charlando toda la noche. Nos reconocimos criticando los vasos de plástico que había en la fiesta, hablando de que en la naturaleza nada procede de la nada y todo va a parar a algún lugar, de la dependencia que tenemos del resto de seres vivos para sobrevivir. Criticamos al capitalismo por olvidar que la base material que lo sustenta no es infinita y decidimos que había que crear una normativa internacional que pusiera el derecho de las personas, al menos, al mismo nivel que el de las grandes corporaciones, que campan a sus anchas sin nadie que las juzgue. Ya ves, fue sesudita la conversación…

Al salir de aquella cafetería descubrí que, en medio del tumulto frenético de la ciudad, las parejas habían retomado la costumbre de desafiar al tiempo parándose en plena calle para besarse.

Ver en línea : Más relatos aquí >>


¿Quién eres?
Tu mensaje
  • Para crear párrafos, deje simplemente líneas vacías.


Twitter

Vimeo >>