Portada del sitio > La muerte de Botín rubrica el cambio generacional del poder en (...)

Twitter

Vimeo >>

La muerte de Botín rubrica el cambio generacional del poder en España

Belén Carreño

Miércoles 10 de septiembre de 2014

Es difícil resistirse al tópico para hablar de la figura de Emilio Botín (Santander, 1 de octubre 1934). Banquero español por antonomasia, hijo, padre, nieto, bisnieto y posiblemente abuelo de banqueros. Principal figura de una estirpe de financieros que ha pilotado el destino de la historia económica de España durante los últimos cien años. Botín se ha muerto por sorpresa a los 79 años, vendiendo salud y los colores de la marca hasta el último momento. Con una línea sucesoria clara y bien definida: su hija, Ana Patricia Botín, ha sido criada como una princesa de las finanzas. El trono se ocupará sin tensiones ni revuelo. El rey ha muerto, viva la reina.

Se podría decir que de Botín se han escrito ríos de tinta, pero eso solo sería parcialmente cierto. El banquero ha sido probablemente la figura más respetada por la prensa y los periodistas españoles. Las voces críticas que se han alzado en estos años han sido escasas. Santander ha sido, con una soterrada disputa con Telefónica, la primera empresa de España. Sobradamente el primer banco, no del país, sino de la zona del euro. Y Santander era Botín, y Botín era Santander. Criticar al presidente era como atacar a la entidad que ha engrasado el crédito de instituciones, medios de comunicación y partidos políticos de este país durante décadas.

Botín ha sido amigo de todos. Para su consejo de administración ha fichado a políticos del PP y del PSOE. Se deshizo en halagos con Zapatero, y también se deja querer por Rajoy. Se ha llevado al banco a importantes exreguladores financieros, protagonizando sonadas puertas giratorias. El último, el de Sheila Blair, presidenta del Fondo de Garantía de Depósitos de Estados Unidos. También por el seno del banco han pasado el británico Lord Burns y el chileno Vittorio Corbo, que han ejercidos altos cargos financieros en sus respectivos países. Corbo fue gobernador del Banco Central de Chile con Ricardo Lagos y Lord Burns, alto cargo del Tesoro entre 1991 y 1998 y miembro de la Cámara de los Lores.

Amigo de sus amigos, en 2013 volvió a dar trabajo a Rodrigo Rato, apenas un año después del desguace de Bankia. Hasta el último momento se resistió a dejar caer a su mano derecha, Alfredo Sáenz, condenado por un delito de acusación falsa. Desafortunadamente, el Gobierno de Zapatero será recordado por muchos porque uno de sus últimos actos fue firmar el indulto del consejero delegado del banco. Y eso que apenas un año antes, el apellido Botín se había visto salpicado por el mayor caso de evasión fiscal (hasta la fecha y con permiso de la familia Pujol). Los Botín eran el plato fuerte de la parte filtrada de la lista Falciani y tuvieron que ajustar cuentas con el fisco por valor, nada menos, de 200 millones de euros. Su hermanísimo, Jaime Botín, ha sido multado por Economía porque gracias a la misma lista se descubrió que tenía más acciones de Bankinter de las que había declarado. Ocultas en Suiza, eso sí.

De entre todas sus amistades la más celebrada es posiblemente la del hasta hace poco rey de España. Prácticamente coetáneos, Botín ha estado presente en la vida del exmonarca Juan Carlos I, desde que su padre, Emilio Botín, le pagó a los reyes el viaje de novios tras su boda . En los mentideros de la Corte siempre se ha dado por hecho que Banif, la desaparecida banca privada de la entidad cántabra, era el banco de la familia real.

Precisamente la abdicación del rey abrió el melón del celebrado relevo generacional en España. El Ibex 35 está trufado de presidentes septuagenarios, como lo estaba el mundo político institucional. Por azar, por obligación y por la crisis, 2014 será el año que ha marcado el punto de inflexión en que realmente la generación de la Transición ha dejado de gobernar en España. Prácticamente solo permanece en su puesto otro de los habituales del rey y de Botín, el Marqués de Villar Mir que este mismo verano también fue hospitalizado. Isidoro Álvarez, presidente de El Corte Inglés y de la misma edad que Botín, ha sido ingresado hoy en el hospital Puerta de Hierro pero no ha trascendido la gravedad de su situación.

Con todo, y en términos empresariales, el éxito de Botín es que consiguió convertir un banco familiar en uno de los bancos más poderosos del mundo. A día de hoy, esta particular ambivalencia sigue presente. Santander es un monstruo financiero, el décimo por capitalización bursátil del mundo, rondando los 100.000 millones de euros. Y, sin embargo, el apellido familiar continúa dominando la entidad, que se ha tenido que enfrentar desde los inicios de la recesión a varias crisis internas y reputacionales fruto de una gestión que sí trae reminiscencias de una empresa familiar.

Su descuido en las relaciones con los inversores le ha llevado a cosechar sonadas multas durante la crisis. El regulador británico le impuso una multa de 14,7 millones de euros a la filial en Reino Unido por mal asesoramiento a sus clientes. La multa es una de las más altas que se ha impuesto en el país y se hizo mediante la figura del mystery shopper, el cliente camuflado que va al banco a que le asesoren sobre el producto financiero que más le conviene. La Reserva Federal estadounidense también le sacó los colores por no cumplir los requisitos de capital en 2013 y la CNMV le ha expedido un multazo de casi 17 millones de euros por la mala comercialización de Valores Santander.

Esta última operación es actualmente el principal quebradero del banco en España, ya que se enfrenta a una investigación en la Audiencia Nacional para decicir si hubo delito en su comercialización. Con 129.000 clientes potencialmente afectados por este producto, el heredero del banco rojo se enfrentará a un problema de reputación similar al que vivieron las cajas de ahorros con las preferentes.

El banco se ha hecho hueco prácticamente en todos los continentes con el propio Botín como embajador que ha paseado los colores y su españolidad sin ningún tipo de rubor, una labor en la que también han colaborado Ferrari y los éxitos de Fernando Alonso. La fama de la capital de Cantabria también ha traspasado fronteras gracias a su principal familia, a la que deja mediante la fundación un proyecto de centro cultural que está llamado a ser una de las referencias en España.

Botín se va sin aparecer ya en la lista Forbes de principales fortunas del planeta. Con una generación de poderosos en extinción. Con su querido Alonso sin prácticamente bólido y penando por circuitos de Fórmula 1. Pero con el banco recobrando el brío de la cotización y la credibilidad en el sector financiero después de cinco años de travesía del desierto. No será una época de cambios para el banco. Es un cambio de época.


Ver en línea : eldiario.es, 10 de septiembre de 2014.


¿Quién eres?
Tu mensaje
  • Para crear párrafos, deje simplemente líneas vacías.


Noticias

Se presentó en Bilbao, ante numeroso público, el libro “Alternativas al poder corporativo”

Este jueves 1 de diciembre de 2016, en Bilbao tiene lugar la presentación del libro “Alternativas al poder corporativo. 20 propuestas políticas para una agenda en transición en disputa con las empresas transnacionales” de Gonzalo Fernández (...)

Fuente: Cubainformación | 2 de diciembre

Podemos y OMAL piden un Tribunal Internacional que persiga violaciones de derechos de las multinacionales, como las eléctricas

Podemos ha defendido este martes, junto al Observatorio de Multinacionales en América Latina, la creación de una legislación y un tribunal internacional que persiga las violaciones de Derechos Humanos que, según denuncian, perpetran las (...)

Fuente: Europa Press | 30 de noviembre

|

Actualidad

El poder corporativo en el centro de la crisis

Las empresas transnacionales han alcanzado hoy en día un papel protagónico en la sociedad global, participando de manera activa y con una posición de fuerza no solo en los principales espacios de toma de decisiones, sino incluso (...)

Gonzalo Fernández Ortiz de Zárate (Diagonal, 29 de noviembre de 2016) | 29 de noviembre

Palabras que nos sostienen

Esta mañana vi a una mujer que limpiaba la calle (esa parte pública por la que caminamos) metida dentro de su bata de trabajo. Limpiaba como sacada de otra época, asumiendo que el resplandor del suelo es tarea suya. Limpiaba el suelo de (...)

María González Reyes (La Marea, 28 de noviembre de 2016) | 28 de noviembre

|