Crisis

María González Reyes

Domingo 14 de septiembre de 2014

En la parte de la ciudad donde habita la crisis vive también Andrea. Camina por las calles donde la gente hace inmensas colas en las oficinas de desempleo, donde los sintecho vagabundean con la mirada en otra parte, donde los alcohólicos se arremolinan detrás de alguna esquina que se les queda pequeña porque cada vez son más. Calles sin perros. Fue un acierto que el ayuntamiento decidiera meter en las perreras a cualquier chucho que merodeara sobre el asfalto sin dueño y sin correa. Así no compiten con las personas que ahora rebuscan en la basura algo para comer o para abrigarse. Personas que miran las calles, las mismas calles que pisa Andrea, sin saber si es mejor echar la vista hacia delante o hacia atrás.

Al doblar una esquina los ve. Están sentados en círculo, son unos cincuenta. Hablan de autogestión, de redes de apoyo, de decisiones tomadas colectivamente, de hacer comedores en la calle, de puestos de atención sanitaria gratuitos. Andrea se sienta a su lado.

 

Ver en línea : Más relatos aquí >>


¿Quién eres?
Tu mensaje
  • Para crear párrafos, deje simplemente líneas vacías.


Twitter

Vimeo >>