Portada del sitio > Publicaciones > Cuadernos > Negociar la guerra, construir la paz. Ideas para el proceso (...)

Twitter

Vimeo >>

Negociar la guerra, construir la paz. Ideas para el proceso colombiano

Fundación Rosa Luxemburg, Congreso de los Pueblos y Paz con Dignidad (2014)

Lunes 5 de mayo de 2014

 

Título: Negociar la guerra, construir la paz

Subtítulo: Experiencias de negociación en: Sudáfrica, el Estado español y Guatemala. Ideas para el proceso colombiano

Edita: Congreso de los Pueblos / Paz con Dignidad / Fundación Rosa Luxemburg

Entrevistas: Miriam Lang, directora de la Fundación Rosa Luxemburg

Edición: Blanca Valencia, Paz con Dignidad; Sandra Rátiva, Fundación Rosa Luxemburg; Claudia López, Fundación Rosa Luxemburg

Diseño y diagramación: José R. Ortiz, Moca CV

Fecha: enero de 2014

 

- Descargar cuaderno completo (PDF; 2,1 MB) aquí >>


Índice:

  • Presentación (p. 9)
  • Judy Seidman: “Lecciones del proceso de paz sudafricano” (p. 13)
  • Luis Nieto Pereira: “Enseñanzas del proceso de transición en España” (p. 25)
  • Gustavo Meoño Brenner: “Experiencias sobre construcción de paz en Guatemala” (p. 33)

Presentación

Más de 22.000 personas se dieron cita en la Universidad Nacional de Colombia entre el 19 y el 22 de abril de 2013 para llevar a cabo el “Congreso para la Paz: Pueblos construyendo paz para la vida digna”. Indígenas, campesinos, afrodescendientes, estudiantes, trabajadores, activistas sociales y políticos provenientes de regiones de todo Colombia se congregaron. Representantes internacionales de movimientos sociales (como el Movimiento Sin Tierra MST de Brasil o el Frente Popular Darío Santillán de Argentina), partidos políticos y ONGD, así como representantes de la Organización de Naciones Unidas (ONU), Parlamento Andino, Asamblea de Ecuador y delegaciones de movimientos sociales de varios países de América Latina, Europa y África, quienes llegaron cargados de inmensa solidaridad y con la idea de contribuir con sus experiencias y lecciones aprendidas en diferentes procesos de negociaciones de paz en el mundo. Muchos ojos se han posado sobre el proceso de negociación de “paz” por el que transita Colombia.

Entre las personas que vinieron a apoyar el proceso se encontraba Santiago Alba Rico quien señaló: “Estoy aquí para recordar que este proceso de paz se inscribe en un proceso global de reordenamiento, no solo geoestratégico sino también de las fuerzas populares, porque no es posible seguir identificando capitalismo y democracia, apitalismo y ética, capitalismo y bienestar. Por lo tanto, ese proceso de paz con la presencia de estos movimientos sociales y fuerzas que representan esa resistencia dignísima significa la única posibilidad que existe para este país pero también para el resto del mundo de construir una paz con dignidad, con justicia social y que supere el capitalismo”.

Colombia está sumida en un conflicto sociopolítico que lleva casi cincuenta años. El inicio de un proceso de diálogo entre el gobierno y la guerrilla de las FARC-EP y el anuncio del ELN y el EPL de su interés en abrir las puertas al diálogo, abre el escenario de una posible salida negociada al conflicto armado colombiano. Es válido decir que Colombia vive un momento de especial relevancia en su historia como país. Sin embargo, es pertinente indicar que no debe tomarse la parte por el todo: hablar de salida negociada del conflicto armado no quiere decir, necesariamente, alcanzar una solución al problema social, ni poner fin al conflicto sociopolítico colombiano, tal y como lo reconoce Kristian Herbolzheimer: “No hay ningún proceso de paz en el mundo que haya cumplido con las expectativas de cambio que ha generado. Ni los casos más exitosos, como Sudáfrica e Irlanda del Norte, se libraron de tropiezos y limitaciones en la fase de implementación. Esto se debe a dos factores: a las imperfecciones del proceso de negociación, pero también a la idea equivocada que la paz emana de la mesa de negociación y del acuerdo de paz”. [1]

La puesta en marcha de conversaciones en torno a una agenda acotada a cinco puntos y un tiempo delimitado es una noticia positiva para hallar puntos de acuerdo entre los actores enfrentados (el Estado y la insurgencia), pero no es -ni debe ser- la única vía -ni la más importante- para propiciar la construcción de modelos convivenciales pacíficos en Colombia. Pues, la paz es un proceso mucho más amplio y complejo que un proceso de negociación entre 2 actores enfrentados sobre cinco temáticas concretas. Así lo entienden autores como Lederach: “Desde mi experiencia personal puedo dar testimonio de que los procesos de negociaciones políticas en mesas encerradas en hoteles de élite, aunque encierran su propia dificultad y complejidad, son procesos más formales y superficiales que el de la experiencia orgánica inmediata de reconciliación en la que antiguos enemigos vuelven a reunirse en las aldeas” (Lederach, 1997: 84). Es evidente que ante este hecho contrastado empíricamente es preciso “transformar completamente el paradigma de construcción de paz y relativizar el peso de la mesa de negociación frente a la importancia de crear espacios amplios de participación y decisión”. [2]

El pueblo colombiano, entroncado en el movimiento popular que se articula en torno al Congreso de los Pueblos y la Minga de Resistencia Social y Comunitaria, ha construido el pasado mes de abril de 2013 una Agenda Social para la Paz que reivindica los acumulados históricos de resistencia y construcción colectiva desde lo local y regional en pro de la vida digna con el objetivo de visibilizar las ideas, propuestas, exigencias y prácticas sociales que las diferentes organizaciones populares (principales víctimas directas del conflicto colombiano), han venido reclamando a lo largo de los años. El proceso de construcción de paz no implica únicamente el fin del conflicto armado, sino la transformación de las causas estructurales que suscitaron los enfrentamientos y las diferentes prácticas que lo alimentan. Asimismo pensar la construcción de paz, implica la posibilidad y necesidad de discernir las oportunidades que ofrecen espacios como, la Ruta Social Común para la Paz y la articulación de un Movimiento Social por la Paz. Ello requiere, sin lugar a dudas, un gran esfuerzo por caracterizar dichos escenarios y concretar las propuestas políticas de manera consensuada.

Poner en juego la Agenda Social para la Paz requiere de múltiples esfuerzos en varias direcciones; uno de ellos es, sin lugar a dudas, se encuentra en el ámbito internacional: las lecciones aprendidas de los diferentes procesos de construcción de paz y el conocimiento de teóricos, académicos y activistas políticos relevantes, pueden servir de insumo para la definición de estrategias en torno al proceso de construcción de paz colombiano.

Por ello, la Asociación Paz con Dignidad y la Fundación Rosa Luxemburg, quisimos aprovechar la participación en el Congreso para la Paz de Judy Seidman (Sudáfrica), Gustavo Meoño (Guatemala) y Luis Nieto (Estado español), para conversar y conocer más en detalle las experiencias en temas importantes como: la participación de la sociedad civil, la impunidad y los derechos humanos (DDHH), las violencias de género, los procesos de negociación, los acuerdos pactados y el papel de la comunidad internacional, temas que ilustran las contradicciones entre negociación y cumplimiento, entre acuerdos de “gobernabilidad” e impunidad, entre las agendas mínimas y las condiciones de negociación, y otros debates no resueltos que atraviesan el propio proceso de La Habana y que creemos, serán de utilidad para las organizaciones sociales que aseguran que no es suficiente el silenciamiento de los fusiles, sino que es necesaria una paz transformadora. Presentamos entonces, tres entrevistas a profundidad con estos actores realizadas por Miriam Lang, directora de la oficina de la región Andina de la Fundación Rosa Luxemburg.


Notas

[1Kristian Herbolzheimer, “Los acuerdos de paz no se implementan si no hay un sentido de legitimidad y de apropiación de su contenido por parte de la población que se va a beneficiar de los mismos”. Consultado en www.semana.com, 23 de octubre de 2012.

[2Ibíd.


¿Quién eres?
Tu mensaje
  • Para crear párrafos, deje simplemente líneas vacías.


Noticias

Chile investiga a la transnacional Endesa por supuestas donaciones a políticos

La fiscalía de Chile, a instancias de su par española, investiga a la empresa de electricidad Endesa por supuestas donaciones a políticos chilenos para campañas electorales a cambio de apoyar la instalación de una central hidroeléctrica. (...)

Fuente: La Información | 21 de septiembre

Wal-Mart, el decimoprimer "país" más rico del mundo

Los ingresos de las diez compañías multinacionales más ricas superaron en 2015 a la suma total de lo que ganaron 180 países. De las 100 entidades económicas más poderosas en el planeta actualmente, 69 son empresas y 31 países. La influencia (...)

Fuente: Diagonal | 15 de septiembre

|

Actualidad

La responsabilidad de las empresas en el conflicto armado colombiano

En el conflicto colombiano, muchas empresas nacionales y transnacionales vulneran sistemáticamente los derechos humanos. El Acuerdo Final para la terminación del conflicto y la construcción de una paz estable y duradera aborda esta (...)

Entrevista de Jorge Freytter-Florián a Juan Hernández Zubizarreta (OMAL) (ALAI-América Latina en Movimiento, 19 de septiembre de 2016) | 20 de septiembre

Historias de un parque de Grecia

Un grupo numeroso de niñas y niños sale de lo que fue un hospital ahora convertido en un lugar para que vivan personas refugiadas. Se apelotonan un poco en la puerta que solo tiene abierta una hoja. Caminan hacia un parque. Un niño (...)

María González Reyes | 18 de septiembre

|