Portada del sitio > En Bangladesh ya no hay accidentes

Twitter

Vimeo >>

En Bangladesh ya no hay accidentes

Albert Sales i Campos

Martes 22 de abril de 2014

Un año después aún hay quien habla de accidente. Sabiendo que las trabajadoras habían advertido de nuevas grietas en el edificio el día antes de la catástrofe del Rana Plaza y a la luz del histórico de incendios y derrumbes en las fábricas de ropa de Bangladesh, la palabra accidente sólo se puede considerar un patético eufemismo. A las 1.138 personas muertas y más de 2.000 heridas en el edificio siniestrado el 24 de abril de 2013, hay que sumar las más de 1.000 que ya habían muerto en los 10 años anteriores en un goteo constante de desastres en los que las defunciones se contaban “sólo” por decenas. Los obreros y las organizaciones de defensa de los derechos laboral ya habían denunciado en infinidad de ocasiones la situación de inseguridad en la que transcurren las extenuantes jornadas laborales de las trabajadoras que confeccionan ropa para la exportación.

Durante cuatro días, la catástrofe del Rana Plaza sirvió para abrir una ventana mediática a las deplorables condiciones en que se produce la ropa de las grandes firmas de moda. Algunos medios internacionales osaron mencionar los nombres de las marcas que abastecían en las 5 fábricas del edificio. El primer día de seguimiento periodístico, en algunos periódicos autóctonos, incluso se rompió el silencio que habitualmente rodea a El Corte Inglés (principal empresa anunciadora en la prensa escrita de nuestro país). Se hizo tristemente evidente que las muertes de trabajadoras asiáticas deben producirse a cientos o miles para despertar el interés de los medios de masas durante un corto periodo de tiempo.

Los miles de personas afectadas y la presencia de las organizaciones de defensa de los derechos laborales en los medios europeos y estadounidenses desencadenaron la reacción de las firmas de moda internacionales. Una reacción que ha evolucionado en paralelo al interés de los mass media por el tema. Grandes declaraciones de intenciones la primera semana y un vergonzoso estancamiento de los compromisos después. A los pocos días del desastre, el ministerio de trabajo de Bangladesh, la patronal del país, los sindicatos globales, la Campaña Ropa Limpia internacional y algunas de las firmas que abastecían a las fábricas del Rana Plaza, firmaron el Rana Plaza Arrangement (http://www.ranaplaza-arrangement.org). Este acuerdo constituía el punto de partida para el Fondo de Compensación y estableció la metodología de identificación de necesidades y de personas y organizaciones implicadas en la asistencia a las víctimas.

Un año después, los sindicatos globales IndustriALL y UNI, y la Campaña Ropa Limpia internacional denuncian la falta de implicación de las marcas internacionales en el fondo de compensación para las víctimas (Donor Trust Fund; el único mecanismo de compensación reconocido por la OIT). El Fondo necesitaría 40 millones de dólares para pagar a las familias de las 1.138 víctimas mortales ya las más de 2.000 personas supervivientes sus idemnizaciones y la atención médica requerida como consecuencia del desastre. La mayoría de las familias afectadas, junto con sus seres queridos, perdieron su única fuente de ingresos. Por el contrario, las 29 empresas internacionales para las que trabajaban los talleres siniestrado acumularon el año pasado más de 22 miles de millones de dólares. Con un 0,2 % de sus beneficios netos podrían completar el fondo de compensación. No obstante, las aportaciones realizadas (entre 500.000 y 1 millón de dólares por empresa) no han permitido llegar ni a la mitad de lo que se requiere. Primark es la única firma que ha superado el millón de dólares. Ha dado 1 millón de dólares al fondo y ha realizado pagos directamente a trabajadores de la empresa New Wave Bottoms. A estas alturas, 4 empresas han llegado al aniversario de la catástrofe ignorando totalmente el proceso: Benetton , Matalana , Adler Modemarkte , Auchan .

La catástrofe fue suficientemente importante para poner en la agenda mediática y política la necesidad de mejorar las condiciones de las instalaciones industriales de Bangladesh . En consecuencia , las presiones internacionales provocaron la firma de un acuerdo para mejorar la seguridad de las instalaciones industriales en Bangladesh, el Accord on Fire and Building Safety in Bangladesh (www.bangladeshaccord.org). A pesar de que las empresas occidentales hicieron pública su adhesión al acuerdo pronto, la situación en los centros de producción no ha cambiado en absoluto durante el último año.

Los mecanismos de Responsabilidad Social de las empresas no sirvieron para evitar el desastre, no han servido para que se pagaran indemnizaciones, y no sirven para corregir la situación de las personas trabajadoras. Su función ha sido reducir el impacto del caso Rana Plaza sobre la reputación corporativa y capear el temporal hasta que los mass media se han olvidado de los miles de familias afectadas.

Ni las firmas internacionales, ni el gobierno bengalí, ni la patronal, mejorarán las condiciones de vida de las trabajadoras y los trabajadores. Sólo su lucha, constantemente silenciada por los medios, puede cambiar la situación. Una lucha que ha sido constante desde principios de la década pasada y que se intensificó a partir del 24 de abril de 2013. Una lucha que ha provocado muertes como Aminul Islam, activista asesinado en abril de 2012, o como los manifestantes abatidos a tiros por la policía durante las movilizaciones del verano de 2013. En Bangladesh ya no es justo hablar de accidentes . Se debe hablar abiertamente de homicidios por imprudencia , de asesinatos por codicia y de fomento de la explotación y de la esclavitud.


Albert Sales i Campos, Col·lectiu RETS. Artículo publicado originalmente en catalán en robaneta.org


Ver en línea : Col·lectiu RETS, 22 de abril de 2014.


¿Quién eres?
Tu mensaje
  • Para crear párrafos, deje simplemente líneas vacías.


Noticias

Los delitos ambientales podrán ser juzgados como crímenes contra la humanidad

Los gobiernos o individuos responsables de delitos contra el medio ambiente, el acaparamiento de tierras o la explotación ilegal de los recursos naturales podrán ser, a partir de ahora, perseguidos y juzgados por la legislación (...)

Fuente: Público | 28 de septiembre

Chile investiga a la transnacional Endesa por supuestas donaciones a políticos

La fiscalía de Chile, a instancias de su par española, investiga a la empresa de electricidad Endesa por supuestas donaciones a políticos chilenos para campañas electorales a cambio de apoyar la instalación de una central hidroeléctrica. (...)

Fuente: La Información | 21 de septiembre

|

Actualidad

Boletín OMAL nº87

Monográfico de recursos sobre la actividad económica de las grandes multinacionales y la Inversión Extranjera Directa en América Latina y el Caribe ÍNDICE Recursos y datos económicos sobre las grandes multinacionales OMAL Recursos y datos (...)

Septiembre de 2016 | 28 de septiembre

Ecosocialismo y ecofeminismo para un otoño en resistencia

“El TTIP ha fracasado de facto”. La reciente afirmación del ministro de Economía alemán sobre las negociaciones del tratado comercial entre Estados Unidos y la Unión Europea vino seguida de una declaración de presidente francés en la misma (...)

Júlia Martí y Erika González (La Marea, 25 de septiembre de 2016) | 26 de septiembre

|