Portada del sitio > Publicaciones > Artículos > Arquitectura jurídica de la impunidad

Twitter

Vimeo >>

Arquitectura jurídica de la impunidad

Juan Hernández Zubizarreta (Diagonal, nº 209, noviembre 2013)

Domingo 24 de noviembre de 2013

Las empresas transnacionales actúan con un alto grado de impunidad, ya que sus derechos se protegen por un conjunto de contratos, normas de comercio e inversiones de carácter estatal, multilateral, regional y bilateral, y de decisiones de los tribunales arbitrales; todas ellas hay que cumplirlas, ya que llevan aparejadas severas sanciones.

Sin embargo, sus obligaciones se reenvían a las legislaciones na­cio­nales, sometidas a políticas neoliberales de desregulación, privatización y reducción de las políticas públicas. Es decir, se construyen legislaciones ad hoc para la defensa de los intereses de las transnacionales. El Corte Inglés, Mango e Inditex, por ejemplo, respetan las leyes de Bangladesh y obtienen suculentos beneficios, pero a la vez se desentienden de los más de 2.000 trabajadores y trabajadoras muertos en los últimos años por derrumbamientos de edificios y accidentes laborales, ya que formalmente son empleados de sus proveedores o subcontratistas.

Por otro lado, el Derecho Inter­nacional de los Derechos Huma­nos y el Derecho Interna­cional del Trabajo presentan una manifiesta fragilidad para la protección de los derechos de las mayorías sociales. Los sistemas universales y sus jurisdicciones competentes son incapaces de neutralizar el conjunto de disposiciones y “sentencias” que sustentan la arquitectura de la impunidad formada por los contratos firmados por las empresas transnacionales; las normas, políticas de ajuste, préstamos condicionados y disposiciones de la Organización Mundial del Co­mercio (OMC), Fon­do Mone­tario Internacional (FMI) y Banco Mun­dial; los acuerdos y tratados de comercio e inversiones; y los tribunales arbitrales internacionales, como el Centro Internacional para el Arreglo de Diferencias sobre Inver­siones (CIADI), dependiente del Ban­co Mundial.


Jiangyin. China es una de las principales “fábricas globales” de la industria textil.

Existe una ausencia de me­ca­nismos e instancias ade­cuadas pa­ra exigir la responsabilidad de las empresas transnacionales en el ámbito internacional, ya que los sistemas internacionales y regionales no están diseñados para recibir denuncias contra las empresas y, además, existe una falta de cumplimiento y ejecución de las decisiones de órganos regionales e internacionales. Junto a ello, la falta de recursos financieros, humanos y técnicos para que las víctimas puedan acceder a los mecanismos de tutela son un grave impedimento.

Controles deficientes

Con todo ello, las corporaciones transnacionales amplían sus derechos y disfrutan de controles normativos muy deficientes. Y es que las legislaciones de los Estados receptores y los sistemas universales no han evolucionado paralelamente al Derecho Corporativo Global. En el diseño y aprobación de los códigos externos internacionales se distinguieron tres fases. En la primera se puso en cuestión la concepción clásica que vincula, sin más, a las compañías multinacionales con los efectos positivos sobre el desarrollo, y la idea de avanzar en el control normativo sobre estas empresas fue emergiendo en el ámbito internacional.

En la segunda etapa, tuvo lugar la reacción de los países ricos y las grandes corporaciones en contra de cualquier código vinculante: los proyectos de los años 70 fueron desautorizados por la Cámara de Co­mercio Internacional, que neutralizó cualquier iniciativa pública y elaboró códigos internos, unilaterales y voluntarios, en la Organización para la Cooperación y Desarrollo Econó­micos (OCDE), Organi­zación Inter­nacional del Trabajo (OIT) y en Naciones Uni­das, con el objetivo de acallar las protestas ciudadanas ante las prácticas de las transnacionales.

En la tercera fase, el Global Com­pact (Pacto Mundial) de Na­ciones Unidas –diez principios muy generales y sin ninguna eficacia normativa– ha abierto paso a los informes Ruggie y a los Principios Rec­tores: en el Estado español está actualmente elaborándose el Plan Nacional sobre Empresas y De­rechos Hu­manos. La ofensiva de la voluntariedad se sofistica jurídicamente, pero su objetivo final sigue siendo la impunidad para las operaciones de las transnacionales.

En los contornos de las rea­li­dades jurídicas mencionadas, sur­gen la Respon­sa­bilidad Social Cor­porativa (RSC) y los códigos de conducta como fórmulas de derecho blando (soft-law) para contener el poder de las empresas transnacionales. Las ideas sobre las que bascula la Res­pon­sa­bi­li­dad Social Corpora­tiva son la voluntariedad, la unilateralidad, la autorregulación y la no-exigibilidad, todas ellas vinculadas a un modelo en el que la lucha de clases se sustituye por la corresponsabilidad entre empresariado, trabajadores y sociedad civil.

Por otra parte, el Tribunal Per­ma­nente de los Pueblos y diferentes expertos y activistas han propuesto alternativas concretas para controlar las prácticas de las multinacionales. Estas propuestas están recogidas en el proyecto que en estos momentos se está discutiendo en el seno de los movimientos sociales: un Tratado Interna­cional de los Pueblos sobre obligaciones de las empresas transnacionales y una corte mundial para juzgarlas y sancionarlas.


Juan Hernández Zubizarreta, profesor de la UPV/EHU y miembro de Hegoa - Instituto de Estudios sobre Desarrollo y Cooperación Internacional.


Ver en línea : Diagonal, nº 209, 7-20 de noviembre de 2013.


¿Quién eres?
Tu mensaje
  • Para crear párrafos, deje simplemente líneas vacías.


Noticias

Se presentó en Bilbao, ante numeroso público, el libro “Alternativas al poder corporativo”

Este jueves 1 de diciembre de 2016, en Bilbao tiene lugar la presentación del libro “Alternativas al poder corporativo. 20 propuestas políticas para una agenda en transición en disputa con las empresas transnacionales” de Gonzalo Fernández (...)

Fuente: Cubainformación | 2 de diciembre

Podemos y OMAL piden un Tribunal Internacional que persiga violaciones de derechos de las multinacionales, como las eléctricas

Podemos ha defendido este martes, junto al Observatorio de Multinacionales en América Latina, la creación de una legislación y un tribunal internacional que persiga las violaciones de Derechos Humanos que, según denuncian, perpetran las (...)

Fuente: Europa Press | 30 de noviembre

|

Actualidad

El poder corporativo en el centro de la crisis

Las empresas transnacionales han alcanzado hoy en día un papel protagónico en la sociedad global, participando de manera activa y con una posición de fuerza no solo en los principales espacios de toma de decisiones, sino incluso (...)

Gonzalo Fernández Ortiz de Zárate (Diagonal, 29 de noviembre de 2016) | 29 de noviembre

Palabras que nos sostienen

Esta mañana vi a una mujer que limpiaba la calle (esa parte pública por la que caminamos) metida dentro de su bata de trabajo. Limpiaba como sacada de otra época, asumiendo que el resplandor del suelo es tarea suya. Limpiaba el suelo de (...)

María González Reyes (La Marea, 28 de noviembre de 2016) | 28 de noviembre

|